Historias de Vida

header

De estar en una banda a educador de pares



Yo era un antisocial, pertenecía a una banda y tenía muchas conductas problemáticas, pero cuando entré al proyecto mi vida se transformó y me he convertido en otra persona.”

“La vida de la banda no se la deseo a nadie, te convencen para entrar, pero luego te dicen que no puedes salir”.

“Gregorio Sánchez” (nombre ficticio para proteger su identidad) tiene 16 años. A su corta edad tenía una activa vida sexual que inició hace ya varios años y participaba de las “actividades” de la banda a la que pertenecía.

Sin embargo, su vida cambió a partir de 2014. En esa fecha “Gregorio” ingresa al proyecto Alerta Joven motivado por las actividades de integración y convivencia que se realizan con los y las voluntarios y voluntarias.La suya es una historia que rompe mitos.

Sus características son parecidas a muchos de nuestros jóvenes. Con 16 años cursa el segundo año de educación media y en la actualidad pertenece alos Multiplicadores de Espacio de Trabajo Informal (METI), un equipo de voluntarios del proyecto Alerta Joven que tiene la responsabilidad de visitar los negocios informales para llevar información sobre prevención de VIH y uso correcto del condón a los jóvenes que trabajan allí.

“Disfruto mucho ser parte de METI pue me da la oportunidad de llevarle información a otros jóvenes, siento que puedo dar de lo que he recibido, para mí la información significa salvar vida”, afirma el joven.

El trabajo de un METI se realiza en horarios en que el sol calienta hasta el alma, en un país de fuertes temperaturas, pero considera que este esfuerzo es compensado cuando puede llevar información a los y las jóvenes que trabajan en esos negocios, sobre el uso adecuado del condón y prevención del VIH.

joven-silueta-2Destaca la aceptación y colaboración de los propietarios de los negociosy con una sonrisa pícara comenta que le agrada ver la sorpresa que muestran cuando lo ven informando a los y las jóvenes empleados: “siento que ellos se preguntan cómo siendo tan joven sabe tanto y tiene carácter para dar información’’.

A pesar de su juventud, Gregorio tenía una activa vida sexual, laque ahora considera que era “un poco problemática, le entraba a cualquiera, tenía varias parejas y no pensaba en prevención’’. Sin embargo, asegura que su cambio ha sido total, pues conoce la importancia de usar condón y de tener una sola pareja, de valorar a la familia y compartir con sus pares sus conocimientos.

Considera que el tema de los derechos sexuales y los derechos reproductivos es importante para la gente joven y que conocer sobre esto es lo que produce el cambio de vida, “es que te enseña otro mundo, te hace pensar diferente, el tema de derechos es algo de lo que nadie habla”. Considera que el mayor atractivo Alerta Joven es que les ofrece a los jóvenes un espacio para expresarse.

La historia de Gregorio evidencia el valor del sentido de pertenencia en los y las adolescentes, que adquiere mayor importancia cuando el sentido se vincula al conocimiento y reconocimiento de un entorno de derechos.

Para él, Alerta Joven ha significado una nueva oportunidad de vida, que expresa cuando dice sonriendo: “aunque termine el proyecto Alerta Joven, ahora con mi vida van a pasar tres cosas, voy a ir a la universidad para hacerme odontólogo; voy a trabajar para comprarle una casa a mi mama y voy a seguir trabajando por los jóvenes de mi comunidad, llevando información sobre derechos sexuales y reproductivos y prevención de VIH”.