Investigaciones Biomédicas

header

En la clínica Profamilia Evangelina Rodríguez funciona la unidad de Investigaciones Biomédicas, cuyo trabajo se basa en la investigación clínica en salud reproductiva. Este departamento nace en 1974, con la colaboración del Dr. Aníbal Faundes quien, exiliado de Chile tras el derrocamiento del gobierno constitucional de Salvador Allende, decide venir a Santo Domingo como consultor del Consejo de Población.

investigaciones-biomedicas

El departamento de Investigaciones Biomédicas ha participado en numerosos estudios de nueva tecnología anticonceptiva. En los años 70, se realizaron los estudios iniciales que dieron lugar a los implantes anticonceptivos de levonorgestrel (Norplant), así como a la segunda generación de implantes anticonceptivos, Jadelle. Además se realizaron estudios con diferentes dispositivos intrauterinos, incluyendo la T de Cobre 380A y el sistema intrauterino de levonorgestrel, Mirena. Estos estudios comprobaron la eficacia y seguridad de estos métodos, los cuales tienen la ventaja de ser de larga duración y de excelente efectividad anticonceptiva.

Otras nuevas alternativas anticonceptivas estudiadas en el departamento han sido los anillos contraceptivos vaginales, los anticonceptivos de emergencia y los geles anticonceptivos transdérmicos para la mujer, así como estudios iniciales de implantes anticonceptivos en hombres.

Investigaciones Biomédicas también ha llevado a cabo varios estudios para evaluar el mecanismo de acción de los implantes subdérmicos, de los dispositivos intrauterinos, de los inyectables, de los anillos contraceptivos vaginales y de los métodos de anticoncepción de emergencia.

Además de evaluar la seguridad y eficacia de los métodos, se han realizado estudios de aceptabilidad para conocer la opinión de la mujer dominicana sobre las nuevas tecnologías en vías de desarrollo.

Investigaciones Biomédicas ha sido centro de entrenamiento internacional para médicos y médicas latinoamericanos, americanos y del continente africano en nuevas tecnologías anticonceptivas.

Actualmente, y en respuesta al drama mundial vivido por la propagación del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y de otras infecciones de transmisión sexual, se están evaluando diversos geles vaginales y sus aplicadores, los cuales podrían tener el potencial de proteger a la mujer del contagio de estas enfermedades.

investigaciones-biomedicas

Todas estas investigaciones han sido efectuadas con los mayores estándares de calidad, regidos por las buenas prácticas clínicas y con el más estricto apego a las normas internacionales de bioética. Profamilia tiene un Comité de Ética Institucional que revisa todos los protocolos de investigación antes de su ejecución. Además, todos los protocolos también son sometidos para su evaluación al Consejo Nacional de Bioética en Salud (CONABIOS) del Ministerio de Salud Pública de la República Dominicana.

A lo largo de todos estos años las investigaciones han sido posibles gracias a la colaboración y patrocinio de las instituciones más importantes en el área de la salud reproductiva como el Consejo de Población, la Organización Mundial de la Salud, CONRAD, FamilyHealth Internacional, USAID, la Fundación Rockefeller, Columbia University y PATH.

El departamento de Investigaciones Biomédicas ha publicado todos sus trabajos, contribuyendo a la literatura mundial de salud reproductiva con más de 120 publicaciones en las más exigentes revistas internacionales de circulación mundial. Por esto, el trabajo realizado en el departamento de Investigaciones Biomédicas de PROFAMILIA, es reconocido mundialmente.

Los éxitos cosechados no serían posibles sin el constante acompañamiento y guía del Dr. AnibalFaundes, asesor científico, y sin la dedicación y entrega de los investigadores que laboran en el departamento: la licenciada Vivian Brache, actual gerente del proyecto; el doctor Frank Alvarez; la licenciada Ana Sofía Tejada; la licenciada Leila Cochón; el doctor Luís José Payan y la licenciada Aidelis Jorge. La estrecha colaboración con el doctor Horacio Croxatto, del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (ICMER), también fue fundamental para el desarrollo del Departamento.