Blog Joven

header

Proyecto Opciones: “Lo que hace falta para cambiar el mundo, es que nosotros cambiemos”



Miguel Angel Fabián, multiplicador voluntario del proyecto Opciones

Miguel Ángel Fabián tiene 22 años y es estudiante de ingeniería industrial con interés en el área de teatro, comedia y que disfruta la fotografía, viene de una zona rural muy po­bre. Tiene 7 años en Profamilia formando parte de los proyectos que realiza la institu­ción. Actualmente es Multiplicador Volunta­rio del Proyecto Opciones.

El proyecto Atención a la Salud Sexual y Sa­lud Reproductiva de la Gente Joven, (Opcio­nes) realiza charlas educativas dirigidas a los y las jóvenes de distintas localidades, con infor­mación sobre la sexualidad, incluidas las for­mas de prevención de las Infecciones de Transmi­sión Sexual (ETS) y de embarazos no planificados.

Opciones desarrolla diversas actividades, como los cara a cara, que son reuniones donde se aborda directamente a los y las jóvenes en sus comunida­des, distribución de volantes informativos, charlas en las escuelas y en las comunidades, así como ferias de salud.

“No tengo palabras para describir lo que Opcio­nes ha hecho en mi vida. Es indescriptible. Me ha cambiado totalmente la vida, en especial en el arte de hablar en público, lo que me ha ayudado en mi desarrollo personal. Me he dado cuenta que lo que hace falta para cambiar el mundo es cambiar noso­tros mismos” afirma convencido Fabián.

Piensa que el gobierno debería otorgarle un 4% también a programas como “Opciones” para ser ejecutados preferiblemente en zonas rurales “estos le cambian la vida para bien a cualquier joven”, asegura.

El equipo de facilitadores está compuesto por jó­venes capacitados que realizan jornadas formativas en los centros educativos, con la aprobación de las autoridades de las diferentes escuelas y liceos.

Opciones se desarrolla en cinco de las seis clínicas de Profamilia: Evangelina Rodríguez, Profamilia Herrera, Sabana Perdida, Unidad de Atención Pri­maria Camboya y clínica Profamilia San Francisco de Macorís.

El programa está dirigido a jóvenes y adolescen­tes de 10 a 24 años, así como a personas adultas que muestran interés por las actividades, y tiene como objetivo que toda la gente joven del país esté cons­ciente de sus derechos sexuales y reproductivos, em­poderada para tomar decisiones relacionadas con su salud sexual y reproductiva y sea capaz de actuar conforme a esas decisiones.

“Ofrecemos servicios prepagados para usuarios y usuarias de escasos recursos, que distribuimos en operativos de salud en comunidades rurales y bateyes. Cada clínica cuenta con 13 jóvenes como parte de la red de multiplicadores, de los que más del 70% llevan varios años como parte del proyec­to”, expresó Catherine Adames, responsable del proyecto-.

d32de39c-98e1-45fa-b417-5f740472b92e

Erka Santana, multiplicadora vo­luntaria de Opciones, expresa que el proyecto le ha beneficiado en muchos aspectos y le incentiva a explotar su capacidad y desarrollo. Considera que en el tema de los derechos sexuales y los derechos reproductivos los y las jóvenes no siempre reciben la información apropiada.

33b0c794-b156-4d37-993f-4005e7227252

También Javier Cuevas, quien lleva 3 años en el proyecto Opciones, expresa su interés en que se abran más espacios para jóvenes y que puedan vivir la experiencia que él ha tenido de capacitarse para servir otros.