A nivel local los y las jóvenes en República Dominicana deben ser un eje prioritario, aunque hemos avanzado, persisten importantes desafíos para lograr mayores garantías para la participación de las juventudes y falta una voluntad política sostenida que les priorice en las políticas públicas nacionales.

Los cambios sociales en los últimos años han dejado claro que las juventudes no se conforman con solo ser beneficiarios de las decisiones tomadas por otras personas, sino que, por el contrario, buscan la oportunidad de participar de manera activa en las decisiones que les afectan directamente y al desarrollo del colectivo.