Propuesta de Ley de Violencia borra logros de la Ley 24-97

Santo Domingo.- La propuesta presentada por el senador Félix Bautista representa un retroceso de prácticamente 20 años en los logros de las mujeres y borra lo alcanzado con la Ley 24-97”.

Así lo dijo hoy la licenciada Magaly Caram, directora ejecutiva de Profamilia, quien destacó que la preocupación no es sólo la modificación del rol del Ministerio de la Mujer, sino que la ley como tal difiere de la que se aprobó en el año 1997, que se desarrolló bajo el liderazgo de la senadora Milagros Ortiz Bosch con la dirigencia de los diferentes partidos políticos y de la sociedad civil, y que diseñó una estrategia política perfecta para crear una Ley 24-97 abarcadora.

Señaló que aunque la Ley 24-97 está vigente, se pensó que se debía preparar una ley que la actualice, por lo que la entonces diputada Minou Tavarez Mirabal y la presidenta de la Comisión de Género del Senado Magda Rodríguez, convocaron a las organizaciones no gubernamentales del área de la mujer, a la representante del Ministerio Público y del Poder Judicial, y surge un anteproyecto de ley al que posteriormente se une el senador Félix Bautista a través de su equipo de trabajo, porque quería someter un proyecto.

“La idea inicial fue que se introdujera una propuesta que fuera democrática, consensuada y producto de mujeres expertas en el tema, pero lo que acaba de suceder con esta nueva ley presentada por el senador Bautista sorprende al movimiento de mujeres, porque el contenido significa un retrocedo y se eliminan los logros del 1997” dijo Caram.
Enfatizó que hay tres temas de vital importancia para las mujeres que están en el tapete en el Congreso Nacional, como es la ley de violencia; el Código Penal con el tema del aborto por las tres causales y la educación sexual en las escuelas, que no es de carácter legislativo pero si lo es de políticas públicas, “no priorizar estos temas implica que no hay decisión política coherente, progresista y democrática para mejorar la condición de las mujeres en el país”.

Hizo un llamado a las mujeres para aprovechar la coyuntura y fortalecer el liderazgo femenino, porque reconoció que “en este momento, el movimiento de mujeres tiene poca fuerza política para incidir, hace falta que asumamos un rol mucho más activo y que nuevas voces, nuevas mujeres se unan en la defensa de los derechos humanos de las mujeres”.

Abril, 2018