La cuarentena, el distanciamiento social y la crisis global en general nos han tomado por sorpresa y sin estar preparados.

El COVID-19 ha llevado a muchas familias del mundo a estar confinadas en el hogar durante horas, días y semanas, sujetas al bombardeo continuo de informaciones reales y falsas y a manejar un cúmulo de emociones que hasta hace poco estaban dosificadas.

En una familia tradicional dominicana, el padre y la madre salen a primera hora de la mañana al trabajo, mientras los hijos e hijas van al colegio y luego a otras actividades, la familia se reúne de nuevo en la noche para repetir el mismo ciclo cada día, pero este quehacer cotidiano ha sido dramáticamente alterado.

La psicóloga Marina Orbe, terapeuta familiar y de pareja de Profamilia, hace algunas recomendaciones para las familias que se encuentran en sus casas en cuarentena y que así aportan para evitar la propagación del COVID-19.

Como primer paso, Orbe destaca la importancia de hacer una reunión familiar, “explícale a tu familia, especialmente a tus hijos lo que está sucediendo de manera clara y sencilla. Escucha sus puntos de vista y pídeles ideas de cómo pueden pasar este tiempo. Todos deben participar”.

También señala la importancia de mantener una rutina, organizando el día con responsabilidades distribuidas, “hagan un programa de actividades donde se incluyan los quehaceres de la casa, definan a quien le toca qué cosa, especifiquen horarios de juegos, algunos que ayuden a unificar a la familia, a desarrollar su intelecto y juegos recreativos. Aunque el espacio sea pequeño, hacer algún ejercicio y luego tomar un baño refrescante”. En internet existen páginas de animación sociocultural que pueden ofrecer ideas de juegos en familia o en grupos.

Indica que si una, dos o más personas de la familia están en teletrabajo, ayudaría que se establezca y respete el horario para el trabajo y el de la familia, seguir una rutina que delimite los tiempos. Lo mismo aplica para las tareas escolares, ajustadas a un horario.

Es muy importante que mantengan la calma y observen a sus adolescentes, porque pueden deprimirse y se enmascara con una mala actitud y/o rebeldía. También disminuir o evitar la exposición continua a informaciones reales y falsas a través de las redes y otros medios, se debe estar atentos a las informaciones de instituciones oficiales, pero sin que esto afecte la tranquilidad.

La pareja

Desde su experiencia de trabajo, Orbe asegura que el aislamiento prolongado como el que estamos viviendo a causa del COVID-19 desafía la relación de cualquier pareja, por más fuerte y estable que esta sea. “No hay receta mágica, pero sí algunas recomendaciones que pudieran ayudar” señala.

Pide que no se asuma o imagine cómo se siente la pareja, sino que recomienda mantener diálogos abiertos y claros, “si no entendiste algo pregunta con respeto y tono moderado, recuerda que en estos momentos cualquier situación puede generar irritación y malestar”, indica.

“Recordemos que esto es algo nuevo para todos, es la primera vez en nuestra generación que ocurre algo así y ha echado por tierra muchos planes de negocios, trabajo, viajes y diversión, para lo que las personas no estábamos preparadas”, enfatiza la terapeuta y asegura que se trata de un reto para todos y todas donde se deben perdonar los cambios de humor y debe estar el respeto por encima de todo.

“Convirtamos esta crisis global en una oportunidad para crecer, enfrentemos la adversidad hablando de planes futuros, replanteando como serán las cosas cuando se supere esta situación, qué cosas estamos aprendiendo y cuáles podremos mantener en el futuro, como persona, como pareja y familia”.

Marina Orbe

Psicóloga
Terapeuta familiar y de pareja que presta servicio en la oficina principal de Profamilia, en Gazcue, los martes, todo el día, miércoles de 2:00 PM - 6:00 PM y los jueves en horario de 8:00 AM - 12:00 PM. Debe hacer cita previa