¡Súper bien, cómoda, bien recibida y he aprendido mucho!  Así define su tiempo de aprendizaje la joven Franchesca Paola Morel Quevedo, una de cuatro estudiantes que hacen su pasantía en la Oficina Principal (OC) de Profamilia.

Una pasantía estudiantil ofrece la oportunidad de poner en práctica los conocimientos adquiridos, así como empezar a conocer el mundo laboral con sus horarios, indicadores y objetivos.

Así lo han vivido en la OC estas cuatro jóvenes del último año del bachillerato técnico del Instituto Politécnico Ángeles Custodios, quienes cumplen con el requisito de las 160 horas de práctica laboral para optar por el título de bachilleres en las diferentes áreas que escogieron.

Foto: Linabel Rosa; Arlenis Luna; Yaritza Estévez y Paola Morel, durante su pasantía estudiantil en Profamilia

Franchesca Paola es estudiante de contabilidad y en esa misma área ha tenido la oportunidad de hacer su pasantía, mientras que Yaritza Estévez Merán, estudiante de informática, ha podido ver de cerca las diferentes situaciones a las que da respuesta cada día nuestro departamento de Tecnología.  Arlenis Luna Javier y Linabel Rosa son estudiantes de mercadeo y ventas, y han observado y ejecutado acciones en las áreas de Administración y de Gestión Humana.

Además de los conocimientos propios de las áreas a que están asignadas, cumplen con el mismo horario que se observa en la OC e interactúan con el resto a la hora del almuerzo.  Para Yaritza se trata de una experiencia interesante: “He visto cómo se resuelven los problemas relacionados con tecnología y conocí el sistema de los tickes, que creo que facilita mucho el trabajo para el departamento y que es mejor también para los usuarios”.

Franchesca Paola recoge el sentir de las demás, cuando expresa su satisfacción por el trato que recibe en Profamilia, que sintetiza con una gran sonrisa, el brillo travieso de sus ojos y la exclamación “¡Me gustaría un ambiente de trabajo como éste cuando tenga un empleo!”.