Esta pregunta surge a menudo en nuestras redes sociales, tanto por parte de hombres como de mujeres y hoy la gerente de Investigaciones Biomédicas de Profamilia, la licenciada Vivian Brache, nos ofrece algunos datos sobre esto.

“Desde los años ´70 se iniciaron múltiples estudios clínicos con anticonceptivos hormonales para hombres y aunque en muchos se logró reducir el conteo espermático de los participantes, en muchos hombres el conteo no disminuyó a niveles que aseguraran la infertilidad”, señala la licenciada Brache.

Indica que otro inconveniente identificado, es que en el hombre se toma de dos a tres meses de uso de la hormona para lograr suprimir la producción de espermatozoides, la reversibilidad también puede ser larga y no siempre del 100%.

La investigadora, ganadora del premio Allan Rosenfield de la Sociedad de Planificación Familiar de Estados Unidos en el 2017 y escogida este año por INDOTEL como una de las doce mujeres dominicanas y del mundo en las ciencias, en la exposición didáctica “La Ciencia y la tecnología también es de Mujeres”, aseguró que “es mucho más complejo suprimir la producción de millones de espermatozoides diarios, que inhibir una ovulación al mes”.

Asegura que con los anticonceptivos orales femeninos la mujer está protegida desde el inicio y la recuperación de su fertilidad es rápida y normal, ya que solo con los inyectables de progestina se retrasa más la recuperación de la fertilidad.

Hasta el momento, como métodos anticonceptivos para hombres existen los condones masculinos, la vasectomía y la abstinencia, pero las investigaciones en ese campo no se detienen y se continúa buscando nuevas alternativas, sobre todo porque diversos estudios de aceptabilidad indican que los hombres tienen interés en un anticonceptivo para ellos, lo mismos que sus parejas, pero estas investigaciones aún se encuentran en fases iniciales.