La lactancia materna sigue siendo la mejor y más saludable forma de alimentación desde el nacimiento. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la lactancia es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto, imprescindible en los primeros 6 meses de vida de nuestros niños y niñas.