Profamilia y Mujer y Deportes del COD inician jornada de salud

Santo Domingo. – “Esa es la mejor lateral del país”.  Ese susurro en una sala poblada de atletas donde Profamilia, junto a Mujer y Deportes del Comité Olímpico Dominicano inician un programa de salud sexual y salud reproductiva, para ofrecer unos 4,200 servicios, hizo correr frenéticos los engranajes de la memoria a través de las diferentes competencias internacionales, hasta identificar a la espigada mujer de hermosos ojos como Johanna Pimentel, integrante de la selección nacional de balonmano.

“Yo empecé tarde en el balonmano, pues me inicié a los 19 años en San Pedro de Macorís”, señala Pimentel al evocar sus inicios.  “Pero sólo duré una semana en San Pedro, porque debido a mi estatura de 6 pies y dos pulgadas -1.90 metros-, y a que soy zurda, muy pronto me trajeron para el seleccionado y el entrenador Feliz Romero inició un trabajo intensivo conmigo”.

1

Con unos diez años en la selección nacional, Johanna ha dado todo por el deporte que le cambió la vida, la ha llevado a visitar muchos países y le ha dado la satisfacción de los logros en equipo.  A los 30 años, debió decidir si tener hijos, “a esa edad yo sentía que, si decidía tener hijos, no debía esperar más, pero también estaba mi carrera deportiva, pero me casé y decidimos tener hijos en ese momento, eso tampoco ha sido fácil”.

Tener hijos e hijas puede ser una decisión importante para una atleta de alto rendimiento, de ahí la mayor importancia de tener información sobre salud y derechos sexuales y reproductivos.

En ese sentido, Profamilia estableció un acuerdo con la Comisión Mujer y Deportes del Comité Olímpico Dominicano, para ejecutar el proyecto “Asegurando el acceso a servicios de salud sexual y salud reproductiva a mujeres jóvenes”, para llevar información y servicios de salud sexual y salud reproductiva a las integrantes de las federaciones deportivas.

Ser atleta de alto rendimiento significa, en el caso de Johanna, entrenar dos veces al día y mantener un estado de salud óptimo, asegurar el cuidado de su nena de casi dos años; ir a la universidad y sacar adelante las asignaturas; atender su hogar y dedicar tiempo a su pareja.

A veces parece demasiado, “pero si cuentas con ayuda se sale adelante, mi niña la cuida una tía, por lo que estoy tranquila en ese sentido, cuando tengo que salir del país yo sé que está segura y bien cuidada”.

Con la oferta de un paquete esencial de servicios de salud sexual y reproductiva y educación integral en sexualidad a través de la Unidad Móvil de Salud (UMS), Profamilia espera ofrecer unos 4,200 servicios a 2 mil 100 mujeres, incluyendo consejería sobre salud sexual y salud reproductiva, en una iniciativa que cuenta con el apoyo del Comité Olímpico Dominicano (COD).

La unidad móvil de Profamilia es un equipo de salud básico que responde de forma organizada a las necesidades de salud de diferentes grupos, en este caso, se realizarán visitas programadas a más de 35 federaciones deportivas con asiento en el Parque Mirador del Este, en la provincia Santo Domingo y en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, en el Distrito Nacional.

“La vida deportiva te puede ayudar mucho, le da un enfoque diferente a tu vida, te facilita estudiar y crecer, pero a base de mucho esfuerzo, si yo no fuera atleta, es posible que estaría en San Pedro no sé con cuantos niños y  siendo de familia humilde no creo que habría tenido las oportunidades que tengo, me siento muy contenta de haber incursionado en los deportes” concluye Johanna Pimentel, una de las mejores laterales de balonmano del país, mientras espera su turno para su atención en la UMS de Profamilia.