Profamilia considera el matrimonio infantil y las uniones tempranas como un problema social, de salud y económico, donde las más afectadas son las niñas y las adolescentes, y donde las relaciones de poder aumentan la inequidad de género.

La República Dominicana ocupa el primer lugar en la región del Caribe con la mayor cantidad de uniones tempranas y matrimonios infantiles, según el documento “El matrimonio infantil y las uniones tempranas”, (UNICEF/PROSOLI, 2019).